La editora de este maravilloso blog no publica en domingo, ni visita, ni responde; descansa y deja descansar.

30 de septiembre de 2014

Contando las semanas en 52 palabras…


Por iniciativa de Sindel, hoy 40 PÁJARO

Los hijos son como los pájaros, les enseñamos a volar y van y vuelven a la rama de al lado, crecen y van y vienen al árbol mas cercano, maduran y se van a otro bosque. Nos queda la satisfacción de haberlos criado en la libertad.

Y cumplimos con la palabra 40, nos faltan dos docenas de rosas, digo de palabras para completar la convocatoria que tan bien ha mantenido Sindel.

56 comentarios:

  1. Que frase más bonita, nunca la había leído.........raíces y alas
    Tu comentario, muy apropiado.
    Me quedo pensando, en esta gran verdad.
    Bss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tu lo sabes bien, hay un bosque en Salamanca. Un abrazo grande

      Eliminar
  2. Ester completamente de acuerdo contigo, y ¡ay¡ de aquel que no les de libertad lo cual no es tan facil, hay muchos pajarillos que tienen miedo y tienes el deber de empujarles si hace falta para que alcen el vuelo y hagan cabriolas en su vida.


    Besos muy fuertes,

    tRamos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Enseñar como es el mundo, explicar lo que hay fuera, instruir en la bondad y dejar que ellos vivan su vida (supervisados por si necesitan apoyo) Abrazos

      Eliminar
  3. Dos magníficos regalos, que por fáciles son muy difíciles de enseñar.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo me apoyo en mis recuerdos y las enseñanzas recibidas de mis padres. La historia se repite. Un abrazo

      Eliminar
    2. Eso es asi, como una rueda.
      BESOSSSSSSSSSSSSSSS

      Eliminar
    3. Ley de vida que se repite. Un abrazo

      Eliminar
  4. En esas dos palabras está concentrado el pasado y el futuro. Besicos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y eso es lo que somos el pasado donde poner los pies y el futuro al que llegamos con expectativas. Saltibrincos

      Eliminar
  5. Hermosa comparación .Hacemos con tanto amor el nido y luego con tanto amor les enseñamos a volar llevándose una parte de nosotros. que hermoso amor ¡Qué desprendido!
    Muy bellas tus palabras.
    Besos
    André

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El mayor de todos los amores, el mas desprendido y el mas gratificante. Un abrazo

      Eliminar
  6. Así debemos educar educar a los hijos, con la libertad de volar hacia las ramas que más les gusten y siempre acogiéndolos con amor si regresan.

    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay que decírselo, que si quieren pueden volver su casa siempre sera su casa. Saltibrincos

      Eliminar
  7. Una imagen muy buena y el simil de los hijos con los pájaros, aún mejor. Te felicito, Ester.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias guapa, la imagen me la enviaron y los hijos todos sabemos que se van yendo, y aunque vuelven ya no es lo mismo. Abrazos

      Eliminar
  8. alas y raíces en su justa medida. besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si para compensar y propiciar la felicidad. Un abrazo

      Eliminar
  9. Siempre hay que tener un pie en la tierra para volver a la familia y los afectos, pero también tener la posibilidad de volar persiguiendo los sueños de cada uno.
    Muy buena entrada, Ester. Con tan breves frases nos hacés reflexionar, todo un arte.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La libertad de poder volver les permite volar , que siempre encuentren el camino de regreso. Abrazos

      Eliminar
  10. Ester, que no tengo ni tiempo de pasar por tu blog con lo que me gusta!
    Me encanta la frase inicial que no todos sabemos cumplir, ojalá tenga la inteligencia y la generosidad de saber hacerlo, (la de dejar volar).
    Un abrazo! :))

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No te preocupes y ven cuando puedas, tus visitas me gustan pero entiendo que estas muy ocupada,Un abrazo

      Eliminar
  11. Loa pájaros son el ejemplo perfecto de entrega y dedicación a la prole. Son el equivalente de esos padres humanos que se desviven al máximo por sus hijos.
    Me gusta tu aporte, especialmente la frase del arbolito.

    Un abrazo Esther, y muchas gracias por tus palabras en el mío :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, mi blog no es un diario y muchas cosas son inventadas, pero mis comentarios de respuesta o cuando os visito siempre son ciertos. Abrazos

      Eliminar
  12. Cuánta verdad hay en tus palabras, a veces cuesta dejarlos volar, pero es la ley de la vida, que abran sus alas y despeguen hacia su propio destino.
    Gracias por tus lindas palabras hacia mí, es un placer llevar esta propuesta.
    Un beso enorme.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, se van y vuelven, las mías están siempre muy cerca pero no es lo mismo, su bosque ya tiene otros pajaritos. Un abrazo de corazón

      Eliminar
  13. Muy buena comparación. Los hijos vuelan; pero al final; aunque sea esporadicamente retornan al nido.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Claro por eso hay que dejar claro el camino de vuelta y la puerta abierta. Un abrazo

      Eliminar
  14. esta genial ! una vez leí,que la persona que no tiene familia , no tiene nada en la vida! y pienso que es verdad ! besosss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No se si eso es así pero si te diré que mi mayor fortuna son mi familia. Un abrazo

      Eliminar
  15. A mí me costó un mar de lágrimas dejar que el mayor volara a otra rama, por mucho que fuera el mismo bosque, así que imagínate cuando encuentre ese bosque!
    Pero sí...es ley de vida.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ley de vida, y tienen que saber que siempre será su casa, que siempre podrán volver. Y nosotros aprender a ir al otro bosque. Abrazos

      Eliminar
  16. Ester, comparto plenamente tu post...También mis hijos descubrieron la amplitud y belleza del bosque y volaron muy lejos...Hoy, tengo por unos días al de Australia en casa,todo un regalo, amiga...Después marchará de nuevo, porque espera una hija para navidad, que será otro regalo, pero que veremos por internet de momento...(sonrío)
    Mi gratitud y mi abrazo inmenso por compartir esta belleza y profundidad de post, Ester.
    M.Jesús

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esas visitas son impagables, disfruta su estancia y llena tu corazón de momentos para poder recordarlos luego. Abrazos

      Eliminar
  17. No tengo hijos pero estoy segura que mi mama piensa así, saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Seguro, todas las madres somos iguales. Un saltibrinco

      Eliminar
  18. Esa es una de esas frases de cabecera, que me acompañan en la crianza de mi hija. Y toda la razón llevas. Los hijos, no son de nuestra propiedad, solo los entregamos a la vida, y con lo que le entreguemos como padres, ellos se irán haciendo solitos, desplegando sus alas y valorando las raíces que son la base de la que deberán sostenerse. Muy buena reflexión!
    Besos al vuelo!
    Gaby*

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nadie es de nadie, lo has expuesto perfectamente. Saltos y brincos

      Eliminar
  19. Yo soy muy celosa de mis pajaritos, y los echo de menos. Comprendo que han de vivir su vida. y cuando vuelven, siempre quisiera que se quedaram más tiempo. No lo puedo evitar. Una entrada muy especial Ester. Saludos también especiales.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Les queremos mucho y nos gustaría tenerlos bajo nuestras alas, pero ante la imposibilidad lo mejor es enseñarles a volar. Un abrazo

      Eliminar
  20. De donde somos y donde queremos ir.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Se de donde soy y se donde me voy a quedar, de momento me conformo. Abrazos

      Eliminar
  21. Es asi de cierto querida Ester. Muy acertadas tus palabras.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias guapa, Las madres lo entendemos así. Saltos y brincos

      Eliminar
  22. Estupenda entrada, Ester, a cuenta de las palabras de Sindel.

    Felicidades y besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sindel es una gran musa, nos inspira y nos anima. Gracias María

      Eliminar
  23. Así es, después viene el síndrome del nido vacío, del que nadie nos libramos y que hay que superar.
    Me queda un pájaro todavía, pero pronto volará y volveré a sentir el desgarro, se llevará en su pico un trocito de corazón que no pienso recuperar.

    Hasta mañana Ester, azules sueños.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Se les quiere tanto que queremos que estén bajo nuestras alas y debemos prepararnos para cuando se alejan, recuerdo el primer año que mi hija pasó la nochevieja fuera de mi casa, de su ciudad, estuvimos colgadas del teléfono las dos llorando y dándonos ánimos. Y soy de las afortunadas, las tengo cerca muy cerca. Un abrazo enorme con alas para que te llegue rápido

      Eliminar
  24. Hasta ahora se me da mejor regalarle raíces que alas...espero no sufrir demasiado cuando mis dos pájaros deban volar del nido
    =(

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nos acostumbramos a sufrir poco a poco, su primer día de cole, su primera excursión a la granja, su primera noche en casa de los abuelos... Un abrazo

      Eliminar
  25. Muy bueno, Ester. Una comparación muy bien expresada. Los hijos vuelan del nido familiar y así es la vida.
    Bueno, hay algunos que se hacen los remolones y no abandonan el nido materno hasta bien creciditos, debido a las circunstancias.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es verdad que ahora algunos no vuelan, y es que han descubierto que como el nido materno no hay otro. Un abrazo

      Eliminar
  26. Hola Ester. Pues ahora en los tiempos que corren y desgraciadamente muchos hijos/as que volaron, la crisis les ha devuelto a la casa de los padres. Incluso con sus propios hijos.
    Lo suyo es que vuelen aunque de vez en cuando vuelvan a la casa de los padres.

    Muy bonitos los dos regalos que hacéis las madres a los hijos.
    Saludos y un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es verdad que algunos tienen que regresar, siempre bien recibidos y sin coartarles su independencia. El cariño de los padres es infinito. Abrazos Isa

      Eliminar
  27. Esa es la misión que tenemos encomendada los padres. Es duro admitirlo pero nuestros hijos no nos pertenecen. Estamos obligados a enseñarlos en y para la libertad. Han de emprender su vuelo y no podemos poner plomo en sus alas, sino, al contrario, potenciar el hecho de que puedan volar lo más alto y velozmente como les sea posible.
    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y nosotros sentirnos satisfechos de verlos volar con seguridad. Un abrazo

      Eliminar